Grupo Asobe: EL GALLO PELAYO

lunes, 11 de febrero de 2008

EL GALLO PELAYO


El gallo Pelayo cantó por la mañana como hacía de costumbre. El Sol nació por el horizonte, y éste iba sintiendo los escasos rayos de luz que le advertían de que debía cantar.

Era el preferido del granjero, no por otra cuestión ni razón, sino sólo porque era el único gallo que había en la granja.

Era un Don Juan, traía locas a las gallinitas de la granja. Era el “mandamás”, el jefe supremo del rancho.

Fue un día de mayo cuando su suerte se le torció hacia otro camino, y fue a parar en el de otros gallos. Aquel día, el granjero había ido a comprar al mercado tres gallos más: el gallo Federico, el gallo Teodorico, y el gallo Galo.

Pero él lo tenía muy claro, iba a seguir haciendo su función, y nadie le quitaría el puestode despertador oficial del granjero. Fue, para su sorpresa, un gran disgusto cuando oyó al gallo Federico cantar a las tres de la mañana de esa misma noche. ¡Y aún no había salido el Sol!

Toda la granja patas arriba y revolucionada. “Madre mía, que disgusto” pensó Pelayo, pero seguidamente, se echó a dormir. Cuando despertó ya había salido el Sol. El alboroto de la noche no lo había dejado descansar y no se despertó a la hora que debía, sino más tarde. El granjero no fue a echarles de comer a su hora por culpa de que no sonó “el despertador Pelayo” a las seis, como de costumbre. Y por eso todos los animales de la granja le miraban mal.

De repente, Teodorico comenzó a cantar también, a las… ¡Oh, Dios mío, a las tres de la tarde! Aquello no podía ser, la hora de cantar ya se había pasado… Pero aún quedaba lo peor, el gallo Galo comenzó a cantar desde las seis y no paró en todo lo que quedó de día.

En un momento de desconsolación, el gallo Pelayo se fue esa misma noche a la casa de las Señoras Vacas, y se ahorcó con la soga que su amo tenía para atarlas. Fue todo un desastre y una pérdida enorme. "¡Pobre Pelayo!" decían todos. "¡No aguantó la presión!"

Desde entonces ningún gallo ha vuelto a cantar cuando salía el sol en esa granja; y los descendientes de los tres gallos que trajo el granjero, se expandieron por todo el mundo y ahora…

¿Quién sabe a que hora canta el gallo?

Laura Martínez garcía. 16 años, Alicante.


Esto, por supuesto, no es una cuestión mía. El debaté comenzo en septiembre del año 2006 cuando mi profesor de historia nos preguntó si sabíamos la hora del cantar del gallo. Todavía nadie la ha sabido responder... Quizás alguno de ustedes ;-P

LAURA MARTÍNEZ.


5 comentarios:

Matthew dijo...

Que historia ¡¡¡ me encanto parecer ser un mito que intenta explicar la función del gallo

saludos cordiales.

Hatt dijo...

Pobre gallo. Aunque supongo que también acabó así el gallo que afónico pensó que si no cantaba el sol no saldría y sería el fin. Aunque finalmente acabo saliendo y el pobre gallo, se dio cuenta que él no importaba nada en el ciclo solar...

Un saludo.

Ignacio Castro Calderón dijo...

Las 6 es como la hora estandar. como así los gatos duermen de noche, los gallos cantan como horas alrededor de las 6, la hora del gallo que canta depende del gallo y de la zona que estén, pienso jajajaj.

PD: Es una pregunta que me motiva a irme a los límites de mi cordura.

Deva dijo...

El cambio pudo con un gallo acostumbrado a las facilidades, era el único, y eso le hacía creerse imprescindible.

Así que yo plantearía la pregunta más como un: ¿Se está siempre preparado para el cambio?

De todas formas, puede que solamente esté yo buscando algo complejo donde no lo hay, pero no por ello dejaré de perseguir lo que no se ve.

Lau dijo...

Sí, quizás deberíamos planteárnoslo así. xD


si te digo la verdad, Deva, no lo escribí con ese propósito, sólo quería escribir un pequeño relato para preguntar la hora del canto de los gallos y hacerlo más ameno...

No sé, puede que haya creado dos cuestiones a la vez :-)

Publicar un comentario

Para ser parte de nuestro Staff, y discutir temas de relevancia, contáctese al mail asobe@mailcustody.com