Grupo Asobe: Seguir..

jueves, 28 de febrero de 2008

Seguir..

- Andrea tenía 17 años cuando murió...-me dijo el padre-Recuerdo sus últimos días como si hubiesen ocurrido ayer.Pensar que de su adiós ya han pasado largos 5 años.

Yo tenía 10 años cuando conocí a Andrea. Un día otoñal que me dirigía a la casa de una tía, la que vivía un tanto cerca de mi casa.
La vi con sus patines en la calle, la conocí cuando tenía 16 años, & sus grandes amores eran sus patines & su novio Jaime, el que siempre la acompañaba a todas partes & que era 4 años mayor.
Recuerdo que cada vez que visitaba a mi tía, me encontraba con esa muchacha delgadísima de piel blanca & ojos cafés, piernas sumamente largas & cabello negro & crespo. Siempre me saludaba a pesar de no conocerme.
Luego comencé a encontrármela en la feria en la que trabaja mi abuelo. La veía paseándose con su novio, ambos siempre sonrientes, siempre felices, siempre juntos, siempre enamorados...
Me parece increíble & cada vez que me acuerdo de ella se me hace difícil creer el terrible destino que le esperaba a aquella muchacha & a su pobre padre..
A sus 16 años, a Andrea le diagnosticaron Cáncer (en una pierna)..Esa terrible enfermedad que nunca deja de agobiar, tanto física como psicológicamente a quienes la padecen.
- Tienes dos opciones, -le dijo el doctor a Andrea- Recuerda que aún estamos a tiempo de librarte de esta enfermedad...Las opciones son: el que te extirpemos la pierna, o el que tú quedes embarazada. Los embarazos ayudan mucho a la disminución de cáncer & en muchas ocasiones para las mujeres a sido la solución.

- Andrea no quería nada de eso..-me relataba su padre- Ella quería estudiar, casarse, trabajar..Ella quería vivir..& el no aceptar su situación termino matándola.

Cada vez que habló con su padre, el cual trabaja junto con mi abuelo en la feria, siempre me relata la misma historia con lágrimas en sus ojos, & yo admiro a que un hombre aún permanezca vivo & luchando después de haber vivido tanta pena junta..

Recuerdo que pasaron 3 meses desde el diagnóstico de Andrea, la muchacha no aceptaba su situación & no acató ninguna de las dos opciones..
Me la encontré un día en la feria con su leal novio...Ambos con una sonrisa amarga dibujada en su rostro, el de ojos tristes & caídos, ella de mirada perdida & desesperanzada, con una pañoleta en su cabeza que cubría el poco pelo que le quedaba.
La vi comprando detergentes en un puesto, me vio & me saludo tímidamente..
La energía & optimismo de Andrea habían muerto..

- Mi pobre hija no quiso quedar embarazada del Jaime, -me relataba su padre- & su madre & yo tratábamos & tratábamos de convencerla, pero nada funcionó. Así pasaron dos meses más (en total suman 5 meses desde que le diagnosticaron Cáncer).Llego un momento en el que mi hija comenzó a padecer ataques & dolores incontrolables, le dio uno tan fuerte que se la llevaron urgente a una clínica & le cortaron su pierna..

Yo me acuerdo perfectamente de eso, un día que la vi en la feria con sus muletas & sin una pierna, como siempre iba acompañada de su amado Jaime. Ver a esa muchacha tan activa & llena de vida en ese estado era algo triste, sumamente triste..Amargo e injusto. Aquella muchacha que era tan feliz & dulce tuvo que padecer de esa enfermedad.
Pero recuerdo también que Andrea comenzó a recuperarse tiempo después. Su cabello comenzó a crecerle nuevamente, su estado anímico mejoró & su novio también estaba más feliz & esperanzado.
Sus padres más contentos también, & yo feliz de verla alegre de nuevo.

Pero la situación de pronto volvió a decaer..
Andrea volvió a sentir aquellos terribles dolores, & ya no puedo seguir usando las muletas. Las reemplazó irremediablemente por una silla de ruedas..
Su novio siguió con ella hasta el fin..
-& llegó ese terrible día...-me relataba su padre con voz amarga- Ese día en que fue a parar en la clínica & nunca salió con vida.

Estuve presente ese día. Fue un día que visité a mi tía.
Andrea vivía en a casa de la esquina del pasaje de mi tía.
Recuerdo que escuchamos la ambulancia desde el interior del hogar, mi tía & yo salimos de la casa a ver que ocurría, & allí estaba Andrea sobre la camilla, aún respiraba, pero con dificultad.
Su novio, su padre & su madre estaban a su lado.Luego nos unimos mi tía & yo.
Su novio, su padre & su madre subieron junto con Andrea a la camilla.
Mi tía sacó su camioneta, ambas subimos para ir tras la ambulancia para estar junto a Andrea.
Llegamos a la clínica. Ya era tarde.
Andrea había muerto en el camino.

- Ese momento- me relataba su padre llorando- Fue el más triste de mi vida..Ella iba acostada en la camilla, bajamos de la ambulancia, Jaime iba abrazándola sin soltarla, & recuerdo que ella le dijo apenas en un susurro: Te Amo mucho Jaime., después, mirándonos a su madre & a mi nos dijo: Los amo...mucho.
& Luego de eso murió..Abrazada a su novio murió..& se llevo parte de mi, parte de Jaime & parte de su madre junto a ella..
Asistí al funeral de Andrea. Su novio & su padre eran los más devastados..

- & luego..Luego mi señora se fue de la casa & nunca más volvió,..-me relató el viejo & amargado padre- Me abandonó.
Si, & eso no fue todo. Luego Jaime calló en una grave depresión, de la cuál aún no se libera..

- ¿Pero sabes pequeña? -me dijo de pronto el viejo padre- Andrea vivió aprovechando cada segundo de su vida...& esa es la enseñanza que dejo en esta vida.
- El vivir & disfrutar cada segundo de la vida como si fuera el último, aprovechar cada instante para decirle a nuestros seres queridos cuanto los amamos..- le dije-
- Si...A disfrutar plenamente - me contestó el padre con una sonrisa dulce en su arrugado rostro.

{Conversación & pensamientos que tuve mientras charlaba con el padre de la difunta & dulce Andrea...}

5 comentarios:

Matthew dijo...

Agradesco que compartas este verdadero testimonio de vida tan valioso para tomar conciencia de lo mucho que hay que apreciar nuestra existencia en conjunto con los seres que amamos y hacen que nuestra vida tenga una sonrisa. Creo que no hay peor verguenza decir si siquiera que estuviste vivo sin haber disfrutado un momento de felicidad, un momento que te sabes que eres limitado pero estas completamente orgullos de lo logrado hasta este minuto. Creo que es una lección de vida bastante importante en la cual mas de alguno cautivara y entendera que la vida es unica y siempre hay que luchar por ella en pos de conseguir la felicidad aunque queden segundos para dar terminado el ultimo capitulo del libro que llamamamos nuestra vida

saludos cordiales

y agradesco el texto

Alejandra dijo...

Un poco extenso, pero al fin y al cabo una experiencia de vida para nada lejana.
Saludos.

Johannes Itten dijo...

Voy a citar unas líneas que me escribió una queridísima amiga, quien padece cáncer...

"Nunca dejes de luchar, es una pelea, el tiempo aprovechalo al máximo, jamás rendirse, JAMÁS..."

Pau dijo...

Debieramos tomarnos un minuto al día, para regalarnos cosas como estas que nos hacen reflexionar sobre lo que es realmente importante en nuestras vidas.
Un gran aporte!!
Un abrazo

Mefistófeles dijo...

Una enfermedad realmente terrible.
Te consume poco a poco.
La idea de luchar y no rendirse ante esto, es díficil.
¿No nos podemos agotar?.
Creo que Andrea fue muy valiente, demasiado.
Creo que su enseñaza de vivir cada segundo de vida es impagable.
Un tema íntimo, pero valioso.

Saludos y Abrazos

Publicar un comentario

Para ser parte de nuestro Staff, y discutir temas de relevancia, contáctese al mail asobe@mailcustody.com