Grupo Asobe: La familia: ¿núcleo fundamental de la sociedad?

lunes, 7 de abril de 2008

La familia: ¿núcleo fundamental de la sociedad?

Una agrupación tan importante definida de forma tan apoteósica como núcleo fundamental de la sociedad, ha cedido sus flancos a otras instancias.

Actualmente suena prácticamente vulgar hablar de una familia bien constituida, ya que siguiendo una estructura que lo que propone la Iglesia Judeo cristiana sería el clásico: padre, madre e hijos, donde padre y madre contrajeron el sagrado vínculo; esta molestia es ocasionada por la venda en los ojos de quienes no se percatan que los tiempos cambian y con ello van mutando las concepciones que hacen frente a una realidad distinta a la época de la formación dichas ideas. Pero a decir verdad, el hecho de que no estén los hijos en un ambiente familiar afecta negativamente el desarrollo de los menores, al no poseer figuras como modelos a seguir de lo que es lo masculino y femenino, por ejemplo. Pero alguien también podría afirmar con justa razón que teniendo una familia bien constituida también podría tener un grado de afectación si no existiese un ambiente reinado por la cordialidad, sino por peleas constantes al interior del hogar por parte de los padres que están unidos, irónicamente, en una familia por los hijos; pero el grado de afectación en ellos, es quizás peor, si estuvieran separados. El enfrentar la realidad sin miedos es avanzar, y tener la capacidad de discutir los temas: de modo de consolidar situaciones que se validan en el tiempo y otras que ameritan ser totalmente cambiadas para pasar a la innovación de nuevas soluciones.

Pero más allá, del que exista o no una familia constituido, me gustaría ampliar el espectro en cuanto al tiempo que los padres comparten tiempo de calidad con sus hijos. Ello crea que ese tiempo se use para estar más con los amigos o los medios de comunicación como la televisión y el Internet principalmente. Por favor, no estamos haciendo un examen moral de que esto es bueno o malo, solo retratamos una realidad, cada vez la tendencia es que no existe un único actor en la crianza de los hijos, sino que son varios y eso genera confusiones en la estructura de la personalidad de los hijos. He aquí donde el espacio ha cedido a otros flancos: a la amistad y los estímulos generados por los medios de comunicación. Resultados de esto: tenemos jóvenes que se inician sexualmente cada día más tempranamente y que además su fuente de conocimiento del sexo no es a través de la comunicación con sus padres; aunque considero que ahora el tema es tratado naturalmente producto del destape de la televisión pero no de la forma más adecuada.

Sin salirme del tema, hoy vivimos la intromisión de otro factor que intenta quitarle preponderancia a la alicaída institución denominada núcleo fundamental de la sociedad, que es el Estado que al repartir en consultorios públicos la llamada píldora del día del después, sin el conocimiento de los padres, que de otro modo es, es la injerencia del aparato público de cómo cada uno de los habitantes de nuestra nación tenemos que educar a los niños. Frente al tema en particular de la píldora más allá de que si es abortiva o no, creo que el tribunal constitucional interpreto la norma y le dio la razón a la institución de la familia y lo más importante tomo las debidas providencias en pos de la protección de la criatura que está por nacer.

Creo que antes de la desición del tribunal constitucional de que no se repartan las píldoras en consultorios públicos, esto constituía una burla sin ningún tipo de vergüenza a los padres, ya que creo que tácitamente se le estaba quitando injerencia en la crianza de los niños para llegar a ser hijos del Estado. El afán es no satanizar al Estado, pero vivimos la decadencia del núcleo, y con ello todo se nos va hacia abajo.

Con esto, estimo que se debería cuanto antes crear campañas públicas que incentiven en la población el tiempo de calidad con las familias y que también las empresas privadas se unan creando medidas que mejoren la calidad de vida con sus trabajadores a fin de ser actores presentes en la configuración de los futuros adultos.

4 comentarios:

TauRiTuS dijo...

el gran "bugs" de los Estados Democraticos, es no tener familias solidas, claro ¡Fuckin libertad!, ya no me gusta estar con el(ella) ¡Pues, me separo que tanta mierda!, ¡no perdere el tiempo con tal imbecil...! ¿y los hijos? ¡Me importan un pene, total es mi felicidad la que esta en juego y no dejare que la vida se me vaya!... ah la gente, todos tan imbeciles.

Faruk Bolívar Gazale dijo...

Encuentro que muchas de las ideas son una clara realidad. La familia se ha desintegrado poco a poco.

Esto va más allá de si hay o no matrimonio. Podría no haberlo, pero la idea de familia es una sola. Padre, Madre e Hijos; en su concepción más delimitada.

Claramente lo que se busco siempre fue darle un rol fundamental a la familia en la sociedad. Esta ultima se compone de varias familias, son como las células al cuerpo. Si estas funcionan bien en lo domestico y cotidiano, tendremos una sociedad sana y madura.

Estoy totalmente de acuerdo en que entregar la pildora sin consentimiento o información a los padres atenta gravemente con el derecho constitucional de lidertad en la educación. Se entiende desde siempre que la derecho-deber de educar es de los padres y de las entidades académicas en subsidio de estos.

El gobierno defiende muchísimo el derecho de opción, pero respecto de una sola alternativa. ¿y si yo como padre no quiero que mi hija reciba una píldora en un consultorio? ¿me lo van a ocultar?

Rescatemos los valores perdidos. Dejemos de dar facilidades al libertinaje. No quiero sonar grave, pero si tenemos un exceso de libertades, si tenemos un exceso de despreocupación y si tenemos un exceso de poca educación..

.. No vamos para ningún lado.

Mefistófeles dijo...

Me parace que hay dos carriles distintos. Uno es la familia "clásica" en términos occidentales (con influencia hegemónica del catolicismo). Me parece que la transformación social de la familia (que por supuesto, no creo que signife la desintegración por completa de esta, solo en manera tradicional, responde a nuevas pautas culturas y por sobre todo de consumo que han ido penetrando a la sociedad occidental. Acaso, me pregunto, una mamá y sus hijos no son familia?, o un papá y sus hijos... O los abuelos o tíos más hijos y sobrino?.
Debemos sacarnos canónes que no permiten dilucidar el verdadero rol de la familia actualmente.
Por otra parte, es cierto que debido a estas nuevas pautas (efectos de la revolución tecnológica y la intromisión total de los medios de comunicación de masa)han influído de manera funesta la comunicación y el valor de compartir con la familia. Pero me surge otra duda. Cómo pretendemos cultivar la familia y su relación social entre sus miembros si los padres deben trabajar 12 hrs diarias?. Cómo podemos cultivar a la familia si los costos de la vida, y la teoría neoliberal del libre mercado imponene la competencia, y por tanto el sacrificio de la familia para poder producir hacia otros?.
Debemos poner las cosas en equilibrio.
Y por último, me parece que el tema de la pildora del día después, es un retroceso absoluto del pluralismo, la libertad de elección y de igualdad social ante las mujeres. Y otra pregunta me surge. Acaso cuando se aprobó la nueva ley de penalización juvenil, que rebaja las condenas a la edad de los 14 años, no significa quitarle cierto posicionamiento a al familia y su rol de educador?. Por esto, la ambigüedad. Los sujetos de 14 años son "niños" en términos de reproducción sexual, y por tanto, debe ser "censurado"; en cambio, para cometer crímenes y violación a la normativa, se les ve como adultos?... Una contradicción que me genera muchas dudas.
Buen tema de discusión, e insisto como te dijo por msn, me gustan los temas que propones, aunque nunca tengamos las mismas opiniones... Creo que esa es la idea.

Saludos!

Faruk Bolívar Gazale dijo...

La cosa no es tan rígida. El concepto de familia es muy personal.

Claro que existe un concepto clásico, pero es un concepto que cambia con el tiempo y las circunstancias, es dinámico.

De ahí que ni la constitución, ni el código civil ni tampoco una ley Chilena defina lo que es la familia.

Debemos, eso si, tener cuidado de no desvirtuarla ni degenerarla.

Publicar un comentario

Para ser parte de nuestro Staff, y discutir temas de relevancia, contáctese al mail asobe@mailcustody.com